miércoles, 19 de noviembre de 2008

Maldita Publicidad

Amigos, no esperéis mucho frikismo en este post, sin embargo podréis encontrar una opinión acerca de la maldita publicidad que nos rodea. En Sima de Rol, siempre hemos hecho gala de una opinión elocuente (en la mayoría de los casos) acerca de todo lo que nos rodea, e incluso ya hemos hablado de la enorme cantidad de anuncios que ponen en la televisión, pero lo que os enseño ahora, ya es demasiado...


Sí, amigos, este es un asidero de uno de los autobuses de la EMT en Madrid, y sí, en el asidero nos podemos encontrar publicidad insertada dentro, para que incluso cuando estás yendo tan tranquilamente a tu lugar de trabajo, tengas que soportar como las malditas empresas, multinacionales, PYMES, negocios, te meten sus ideas subliminal, liminal y superliminalmente.



En este caso, podemos ver que es un anuncio de uno de los múltiples BurgerElf que hay en la ciudad, y su "super-oferta" en sus productos. !Ojo¡ No está mal la publicidad, al fin y al cabo de algún modo nos tenemos que enterar de los productos que están a nuestro alcance, pero una cosa es permitir la publicidad, y otra, muy distinta, es tener que llevarla consigo todo el día...anuncios de televisión-radio, prensa-revistas, antes de las películas en el cine, fuera en los autobuses, dentro en los autobuses, paneles enormes en las ciudades, vallas publicitarias, metro...etc.

Es que compras un periódico y si quitas todos los folletos de publicidad que vienen, te quedas con cuatro hojas. Quizá este exceso de publicidad no se hubiera notado tanto, si nuestro alcalde, Gallardón Faraón, no hubiera prohibido hace unas semanas a los "hombres-anuncio", ya sabéis los que trabajan dignamente con un cartel delante y otro detrás..., por considerarlo un trabajo indigno.

Finalmente, la publicidad no es mala, por ejemplo...


pero en exceso, es enfermiza.

9 cosas (no) relacionadas:

Nimendil dijo...

El otro día comentábamos algo parecido en el blog de Hada, en este caso sobre lo de los hombres anuncio y la publicidad cada vez más invasiva.

Pero lo de los asideros de los autobuses si que es alucinante. El espacio más pequeño y menos imaginable, y hasta ahí se les ha ocurrido meter publicidad. Con lo que me gustaban a mi esos asideros marrones tan decadentes...

Jeral dijo...

¿Será posible que cada vez que me despierto temprano no haya "px por el todo"? :D

Por otra parte, revelador artículo. Nos tienen rodeados, los muy malditos. Acá, por ejemplo, la falta de respeto al televidente de los canales de televisión es proverbial. Es imposible ver alguna película o serie ya que pasan a comerciales cada 5 min. ¡Te cortan en medio de una escena de acción o un diálogo! ¡Por Mondesvol! Y ni siquiera el cable se salva, porque los muy hdp durante los comerciales normales de origen de sony o warner, cortan la transmisión y pasan publicidad local, que por supuesto la mayoría de las veces dura más que la publicidad de origen y entonces te cagan la serie. Desde aquí, ¡multicanal, te puedes ir a la puta!

Khazum dijo...

Jejeje. !Abajo la publicidad¡ es que no es que una serie tenga publicidad, es que la publicidad tiene una serie entremedias...

Ki dijo...

cabrones publicesteros

Hada dijo...

Lo de la televisón pública es vergonzoso. Lo que dice Jeral, la meten con malas artes y mala idea: en mitad de la acción o justo 5 minutos antes de que termine el programa.

También escribí algo sobre la publicidad en el metro, pero lo de los asideros ya...pff

Jeral dijo...

Aunque sea si fuesen buenas publicidades, pero el 90% son malísimas, especialmente por aquí. Aunque sea con las publicidades argentinas uno se divierte.

Khazum dijo...

1 de cada 10 argentinos es gay, ese anuncio es buenísimo...

Lo he encontrado en youtube, os dejo el link:

http://www.youtube.com/watch?v=8QWzeeGIgJs&feature=related

Dinorider d'Andoandor dijo...

JAJAJA

Khazum dijo...

Me alegro que te gustara...

Comenta con nosotros. Hasta el pequeño Cthulhu lo hace desde su nuevo móvil con tecnología 3G.

Comentad, comentad. Cuanto más comentéis, antes volverá Cthulhu desde su encierro abisal en R'Lyeh.