lunes, 13 de octubre de 2008

La Soga (Rope), 1948



Aviso: para realizar este comentario no se dañó ser vivo alguno.
Aviso: este comentario No contiene Spoilers.




La Soga no es una película de un solo plano, es una película de dos planos. Eso no quita para que sea una película fantástica y de un valor técnico fascinante. Un ejercicio, un reto para Hitchcock, cuya pericia superaba los medios técnicos de la época; la longitud del rollo de película lo obligan a aferrarse a espaldas oscuras (a veces corre hacia ellas apresurado) para que las transiciones sean lo más discretas posible.
El escenario lo componen, por este orden, la cocina (de puertas batientes), el comedor, la entrada y el salón. Los personajes son ocho, ni más ni menos. El argumento uno. El tiempo y el espacio rigurosos.
La cinta (cintas, en realidad) se sustenta en dos elementos, curiosamente enlazados: los diálogos y las imágenes. Los diálogos, que dibujan perfectamente la personalidad de cada personaje, son sólidos y no cesan. La atención va saltando de unos a otros acompañada por el eterno travelling. Las conversaciones simultáneas se van superponiendo unas sobre otras con destreza.
Y en cuanto a las imágenes, La Soga fue la primera película de Hitchcock rodada en technicolor, pero no nos engañemos, ¿Quién recuerda el color del vestido de Janet? Y sin embargo “estará viejo cuando termine de pagar los plazos”. Si ahora nos preguntan de que color están tapizadas las sillas del salón, nuestra mente dibujaría una madera de un gris claro, y un asiento de terciopelo de gris más oscuro. Y las sillas en realidad son verdes.
Supongo que Hitchcock tuvo que adaptarse a que su fotografía fuera impactante en blanco y negro, y el color no supuso en él más que un accesorio.

Mi escena preferida es sin duda en la que la señora Wilson está despejando el arcón para guardar en él los libros. La cámara no se despega del arcón, las conversaciones continúan su curso sin prestarle atención. La señora Wilson retira primero los platos, luego las fuentes, el mantel, un candelabro, otro candelabro... lo hace mientras habla con el señor Cadell (James Stewart). El arcón llega a abrirse unos treinta grados...
Esos instantes nos hacen sufrir, erguirnos en el sofá, abrir bien los ojos. “Los descubren”.


Pero como era de esperar, para Hitchcock las cosas no pueden terminar ahí.

10 cosas (no) relacionadas:

Khazum dijo...

Otra obra maestra más de Alfred. Aunque de las de Stewart me gusta más "La ventana indiscreta"

Ki dijo...

yo solo he visto psicosis...

luciernago dijo...

Buff... mi favorita de Hitchcock de lejos lejos, pero de lejos lejos lejos...

Hada dijo...

Esta fue la primera de Stewart con Hitchcock, sin duda el comienzo de una fructuosa amistad

Es una arriesgada afirmación, luciérnago

Guybrush dijo...

Es genial. No diría que es de lejos mi preferida, pero es tremenda, y me gusta más que psicosis. No me canso de recomendarla.

Por cierto... ¿seguro que son 2 planos? Creo recordar dos cortes, o sea, tres planos, pero no estoy del todo seguro.

Y escuché que Hitchcock aparecía, pero no me imagino dónde.

Hada dijo...

Yo creo (estoy casi segura) que solo hay un corte, que separa la toma de la calle que se va acercando a la ventana y las de dentro de la casa.
Y Hitchcock si aparece, ha de ser en la calle...aunque yo no lo he visto

Guybrush dijo...

Vale, el corte que yo recuerdo es uno en el que la cámara pasa por detrás de uno de los personajes muy cerca de la espalda, y cuando ésta tapa por completo la visión hay un corte. Pero sigo sin estar seguro del todo.

Y es probable que salga en la calle, claro... y yo mirando en los cuadros... me cago en la puta...

Ki dijo...

siempre sale

Hada dijo...

si guybrush, si consideramos eso cortes, hay creo que tres veces que la cámara se va a la espalda de algun personaje, pero no significa que Hitchcock quisiera cortar o cambiar el plano, sino que el rollo de la cámara no era lo suficientemente largo como para conseguir su propósito. Corta por razones técnicas, no artísticas...eso es lo que quería decir

Guybrush dijo...

Ajá, ¡gracias por la aclaración!

Comenta con nosotros. Hasta el pequeño Cthulhu lo hace desde su nuevo móvil con tecnología 3G.

Comentad, comentad. Cuanto más comentéis, antes volverá Cthulhu desde su encierro abisal en R'Lyeh.