lunes, 7 de septiembre de 2009

Tierras de Penumbra


Tierras de Penumbra narra una etapa de la vida del escritor inglés C.S Lewis. Seguramente la más bonita, la más feliz, y a la vez la más dura de su existencia.
Filmada con crudeza por Richard Attenborough, en la considerada mejor película de su filmografía, la cinta describe la relación entre Lewis y una admiradora americana, que termina convirtiéndose en su mujer, técnicamente primero y prácticamente después.
Perfectamente ambientada en el Oxford de los años cincuenta, con su parafernalia, sus fiestas y sus decimonónicos atuendos, la cinta relata la organizada vida de los hermanos Lewis, solterones ingleses que comparten casa, profesión y forma de ser, pero cuya existencia se verá desordenada por la visita de Joy Gresham, que no solo crítica sino que revoluciona los anquilosados modos de hacer de la cúpula educativa de Oxford con su presencia, divorciada y con un hijo, en compañía de Lewis en los actos sociales.

Anthony Hopkins realiza una magistral interpretación de Lewis, y consigue con especial intensidad las miradas de un hombre que renace cuando está más cerca del final que del principio de su vida. Este hecho pone de manifiesto que a veces no es necesario un actor físicamente parecido al protagonista, sino uno que logre captar la esencia de su vida, como es el caso.


La cinta aborda de refilón el grupo los Inklings, con el que Lewis compartió cervezas frías y charlas literarias en el café “The Eagle and child” y al que también pertenecía su siempre amigo J.R.R Tolkien.
Quizá echo de menos más protagonismo de dicho grupo, que parece tuvo gran importancia en la vida de sendos escritores, pues era lugar de lectura, críticas y comentarios de sus novelas, durante la época que abarca la cinta.



Una película extremadamente triste, pero no de esas de “momentos llanto” prefabricados. Sino de esas en las que te adentras tanto en la historia que llegas a llorar cuando los personajes lloran.

3 cosas (no) relacionadas:

Guybrush dijo...

Para dramas estoy yo ahora, en pleno septiembre!

alonso_gilka dijo...

La recuerdo muy bien. La vi en un cineforum cuando estudiaba bachillerato, y había que leerse antes el libro en el que se basó la peli (y eso sí que es triste): Una pena en observación.

Yo creo que Guybrush me ha visto paseando con ese libro alguna vez... Lewis se está convirtiendo en mi autor de cabecera.

Khazum dijo...

Me gustó la película, aunque no sabía que este era su título. Lo que más me gusta quizá sea la evolución de Lewis a partir de que conoce a Joy. Y por supuesto todo el entorno en el que ambientan la película.

Comenta con nosotros. Hasta el pequeño Cthulhu lo hace desde su nuevo móvil con tecnología 3G.

Comentad, comentad. Cuanto más comentéis, antes volverá Cthulhu desde su encierro abisal en R'Lyeh.