lunes, 2 de marzo de 2009

Camino a la Perdición (2002) Sam Mendes


Camino a la Perdición es una película de mafia, de mafiosos. Pero dentro de este género (tan amplio como fascinante) aporta una nueva mirada, un punto de vista diferente. ¿Qué piensan los hijos del trabajo de sus padres? Cuando son pequeños ni se lo plantean, pero luego les van surgiendo preguntas. Sabemos por El Padrino y algunas otras, que “la Familia” (léase con voz de Don Vito) es lo más importante para los mafiosos, pero...¿Hasta que punto los hijos son conscientes de la situación? Según el imaginario mafioso popular llega un momento en la vida de todo “hijo de mafioso” en que este se convierte en un mafioso potencial con un futuro por delante, pero...¿Cuál es ese momento?
Por estas cuestiones es interesante el punto de vista desde el que está tratada esta película, aunque sin embargo no profundiza en ello. Más bien lo plantea simplemente, lo deja caer.

Si bien la película parte de este original punto de vista, no deja de ser un retrato más del tenebroso mundo de la mafia, sustentado sobre estereotipos y con un final más que predecible.
Pero aunque la historia no deja de ser algo vulgar (o típico), su realización es magnífica. La ambientación es impecable, el elenco fabuloso, y los personajes están bien elaborados. Siempre a medio camino entre sus sentimientos y su trabajo. O enlazando ambos de manera peligrosa. Muy interesante aunque secundario el personaje interpretado por Jude Law, un fotógrafo que se mete demasiado en su papel. La actuación de Daniel Craig parecía buena, hasta que descubrimos que su cara de neurótico-psicológicamente-afectado-por-traumas-infantiles no era actuación, sino fiel reflejo de la realidad (como atestiguan posteriores películas). Y de Paul Newman, que decir. Su actuación convierte cualquier película en imprescindible.


La composición técnica es magnífica. Especial mención merecen la luz y el ambiente de cada una de las escenas y la fotografía nocturna de las escenas lluviosas. La película ganó el Oscar a la mejor fotografía.
Un guión más bien flojo, pero llevado a cabo con una sensibilidad artística perfecta.


Y por supuesto no falta el dato friki. La historia se basa en un cómic de Max Allan Collins y Richard Piers Rayner, a su vez basado en un cómic manga de Kazuo Koike. Tal vez el “basado en basado en” sea uno de los motivos por los que la historia quede algo distorsionada, pero en eso no entramos.


Os dejo el trailer, y sin duda os recomiendo su visionado (como dicen en mi facultad).

5 cosas (no) relacionadas:

Nimendil dijo...

Hace tiempo la vi y no me pareció gran cosa. Pero cuando hace poco la volví a ver me sorprendió gratamente, especialmente, como ya has dicho, en la fotografía que sin duda es excepcional. La escena del principio, la de la fiesta del funeral es magnífica: los mismos encuadres nos muestran a la vez las acciones de los personajes en un segundo y tercer plano, además de los del primero.

La historia, típica y demasiado sensiblera para una peli de mafias.

Ki dijo...

no me parecio que el fotografo fuese fotografo, sino asesino profesional con un hobby fotografico del que se valia para experesar sus sentimientos y hacerle el trabajo mas facil...

Hada dijo...

Sí Ki, no quería hacer spoiler. Pero no sabemos que fue antes, la fotografía o crimen. Si mata para encontrar trabajo, antes tuvo que tener el trabajo, no?

Ki dijo...

no, es un jovi. mata por que es su trabajo y luego saca perras vendiendo las fotos

Khazum dijo...

La vez que la empecé a ver me quede dormido, no por culpa de la película. Así que si es tan buena como decís, tendré que verla.

Comenta con nosotros. Hasta el pequeño Cthulhu lo hace desde su nuevo móvil con tecnología 3G.

Comentad, comentad. Cuanto más comentéis, antes volverá Cthulhu desde su encierro abisal en R'Lyeh.