sábado, 14 de noviembre de 2009

Hud Resa

Rebuscando entre mis archivos encontré esto. No se si ya publiqué la primera parte, pero la segunda seguro que no.

Dentro minirelato:

Hud Resa

Soy un monstruo. Sé que nací en alguna de las múltiples tribus de la pradera. Este dato lo conozco porque el único objeto que conservo desde niño es un viejo arco de hueso deslucido con unas marcas especiales. La tribu que los realizaba desapareció repentinamente en algún momento. Yo no lo recuerdo. Lo primero que recuerdo es una capa de pieles envolviéndome y expulsando el frio de mi pequeño cuerpo lejos de mí. Más tarde me contaron que yo yacía en medio de la matanza, rodeado de la sangre y las tripas de mis congéneres. No se sabe que pasó, pero algún tipo de bestia maligna debió atacarles y destrozarlos.
Tengo razón en para pensar que esa bestia maligna soy yo. A veces, cuando me enfado mucho, dejo de comportarme racionalmente y empiezo a verlo todo de color rojo. Habitualmente me despierto desnudo unas horas después en mitad del bosque, y hasta ahora, el causante de mi desazón siempre es encontrado muerto, destripado y despedazado en algún lugar de difícil acceso.
De momento nadie lo ha relacionado conmigo, pero tengo miedo de dañar a las personas que amo. Empiezo a pensar que ya lo hice una vez. Podría hacerlo otra. Mata a toda una tribu. Me da miedo pensarlo. Por eso, me voy a ir. Huiré donde nadie, nunca, se atreva a poner un pie civilizado. Me alimentaré de bayas y frutos, cazaré para obtener carne. Y aprenderé a controlarme.
Si alguien pregunta, soy huérfano. Eso es verdad. Lo que no lo es, es que una tribu orca mató a toda mi familia, pero en estos tiempos que corren hay muchos huérfanos por los orcos. Odio a los orcos. Los odio a muerte.


Dentro segunda parte:

Si alguien pregunta, soy huérfano. Eso es verdad. Lo que no lo es, es que una tribu orca mató a toda mi familia, pero en estos tiempos que corren hay muchos huérfanos por los orcos. Odio a los orcos. Los odio a muerte. Tengo que convencerme a mí mismo o me volveré loco. Afortunadamente, todo el mundo me cree. Me ven tan grande y fuerte que incluso los que no me creen no se atreven a dudar de mi palabra. No al menos delante de mí. Tampoco es que me importe. Solo busco una cosa en la vida. El problema es que todavía no sé el qué. De momento, me basta y me sobra la vida en la naturaleza. No me gustan las ciudades, ni sus habitantes. Siempre que voy a alguna, acabo teniendo problemas. Prefiero vivir sólo, de lo que me da el campo y de lo que puedo proveerme yo. No necesito nada, salvo mi arco de hueso viejo y mi cuerpo. Y matar orcos.

2 cosas (no) relacionadas:

Lintu* dijo...

Me ha matado lo de:"No necesito nada, salvo mi arco de hueso viejo y mi cuerpo. Y matar orcos."
Bueno, me ha matado concretamente lo de: "Y matar orcos".

No se porque esto me recuerda a que estoy escribiendo una historia de cazadragones...si me sale bien la colgaré algún día en blogger.

Ki dijo...

¿eres un orco o algo asi? ¿por eso te ha matado?

Comenta con nosotros. Hasta el pequeño Cthulhu lo hace desde su nuevo móvil con tecnología 3G.

Comentad, comentad. Cuanto más comentéis, antes volverá Cthulhu desde su encierro abisal en R'Lyeh.